Parque El Capricho

Parque El Capricho

Construido entre 1787 y 1839 bajo el encargo de la duquesa de Osuna, el Parque El Capricho es el único jardín del romanticismo que se conserva en Madrid. Se trata de uno de los parques más bonitos de la ciudad pero también es un gran desconocido.

El parque, construido bajo las órdenes de la duquesa como lugar de recreo para alejarse de sus obligaciones, fue disfrutado por su propietaria antes de completarse, aunque no tuvo la suerte de llegar a verlo terminado antes de su fallecimiento.

Un paseo por el parque

El parque cuenta con una extensión de 14 hectáreas a lo largo de las cuales se extienden 3 tipos de jardines; el de estilo francés le aporta su carácter refinado, mientras que el italiano le aporta el encanto del movimiento del agua y la decoración a base de fuentes y estatuas. El estilo inglés es el que marca la mayor parte del parque, mostrándose salvaje y lleno de vida como la naturaleza misma.

El parque cuenta con un extenso terreno repleto de rincones en los que merece la pena perderse. Algunos de los puntos más destacados del parque son el Casino de baile, donde se celebraban grandes fiestas, el Templete de Baco, un espacio rodeado por columnas jónicas que compone uno de los rincones más románticos del parque, o bien el Laberinto, que durante los años 40 quedó destruido por un avión que realizó un aterrizaje forzoso.

Uno de los principales puntos de interés del parque es el palacio construido en el siglo XVIII que tuvo que ser restaurado tras la ocupación francesa, mientras que uno de los caprichos más llamativos es la Casa de la Vieja, una casa de labranza completamente equipada a la que incluso se añadieron muñecos de tamaño real que representaban a sus habitantes.

La mejor parte

Uno de los secretos mejor guardados del parque es el búnker que se construyó durante la Guerra Civil, un enclave único que se encuentra excelentemente conservado junto al palacio (que se vio convertido en el Cuartel General de Defensa de la ciudad).

Si queréis visitarlo es posible hacerlo con una visita guiada que hará que os enamoréis del lugar, pero es necesario reservar con varios meses de antelación.

Un parque muy especial

A pesar de que el Parque El Capricho no es tan popular como El Retiro, resulta un auténtico placer recorrer sus peculiares rincones y disfrutar de su frondosa vegetación, especialmente durante los calurosos días de verano.

Horario

Desde el 1 de octubre hasta el 31 de marzo:

Sábados, domingos y festivos de 9:00 a 18:30 horas.

Desde el 1 de abril hasta el 30 de septiembre:

Sábados, domingos y festivos de 9:00 a 21:00 horas.

25 de diciembre y 1 de enero: Cerrado.

Precio

Entrada gratuita.

Transporte

Metro: El Capricho (línea 5).

Autobús: líneas 101, 105 y 151.