Mercado de San Miguel

Localizado en la Plaza de San Miguel, junto a la Plaza Mayor, el histórico Mercado de San Miguel es un agradable espacio gastronómico que conserva su estructura original de hierro de principios del siglo XX.

Echando la vista atrás

Anteriormente la plaza del mercado se encontraba ocupada por la iglesia de San Miguel de los Octoes. En 1790 la iglesia sufrió un devastador incendio tras el cual se rehabilitó, pero en 1809 fue demolida ya que se encontraba en un estado deplorable.

En este momento el espacio se convirtió en una plaza pública en la que comenzó a instalarse un mercado con cajones y tenderetes. A mediados del siglo XIX comenzó a tomarse conciencia del problema de salubridad y para el tráfico de la zona, por lo que se diseñó el proyecto de un mercado con estructura de hierro que se vería inaugurado en 1916.

En 1999 el mercado fue reformado conservando su aspecto original, aunque sus instalaciones no pudieron competir con las de los modernos supermercados y grandes zonas comerciales y se vio abocado al fracaso.

En este momento un grupo de particulares formó una sociedad para salvarlo, tratando de mejorar su actividad tradicional para convertirlo en uno de los atractivos turísticos de referencia de la ciudad.

El mercado en la actualidad

A día de hoy el Mercado de San Miguel es el único mercado con estructura de hierro que se conserva en la ciudad y se ha convertido en uno de los lugares elegidos por los turistas, que se acercan para picar algo en alguno de los puestos reconvertidos en agradables bares.

Transporte

Metro: Ópera (líneas 2 y 5); Sol líneas 1, 2 y 3.

Autobús: líneas 3 y 148.